Capitulaciones matrimoniales. Los diferentes regímenes económicos matrimoniales. Ventajas e inconvenientes. Derecho Autonómico.

¿Qué son las capitulaciones matrimoniales?

Tenemos que partir de que las Capitulaciones Matrimoniales es un acuerdo de voluntades en el que fijamos el marco y las reglas de la administración de los bienes e ingresos de nuestro matrimonio con nuestro cónyuge antes o durante el mismo ¿Cuándo entran en funcionamiento?  Desde el momento en el que contraigamos matrimonio. Este acuerdo de voluntad tiene ciertos requisitos formales: Para que sea válido tendremos que elevarlo a Escritura Pública ante Notario. Además, para darle publicidad, habremos de inscribirlo en el Registro Civil y de la Propiedad (en el caso de tener inmuebles) ¿Para qué? El fin es que las personas ajenas a nuestro matrimonio sepan de tal existencia, lo cual nos garantiza una seguridad jurídica extraordinaria para la protección de nuestros intereses patrimoniales.

Los diferentes regímenes económicos matrimoniales.

En las Capitulaciones Matrimoniales podremos estipular, modificar o sustituir el régimen que tengamos. Lo que perseguiremos será, principalmente, adaptarnos a las eventuales circunstancias por las que pasa nuestro matrimonio. Por ejemplo, en el caso de que nuestro cónyuge tenga un hijo con otra persona; o cuando nuestro cónyuge tenga muchas deudas con terceros. En España existen tres posibilidades.

El régimen económico de gananciales.

Es el régimen más utilizado en España. Actúa, además, como régimen supletorio en el caso de no haber constituido capitulaciones en la gran mayoría de los territorios españoles. La sociedad de gananciales se caracteriza por establecer como patrimonio común de los cónyuges las ganancias o beneficios producidos indistintamente por cada uno de ellos. De todos modos, esto no quiere decir que cada cónyuge no pueda tener su propio patrimonio privativo. Lo que es ganancial son los frutos del patrimonio privativo de cada cónyuge. Por supuesto la gestión, en este régimen, será conjunta por ambos cónyuges.

El régimen de separación de bienes.

Últimamente en España está creciendo esta opción. Nos encontramos con dos patrimonios perfectamente separados. Cada cónyuge es titular y administrador de lo suyo, por lo que puede disponer con total libertad (La vivienda familiar es la excepción, aunque sea de uno de los cónyuges, se necesitará el consentimiento del no titular). Si bien tenemos que añadir que los cónyuges están obligados al mantenimiento del matrimonio (gastos domésticos, cuidado de los hijos…) ¿De qué manera? Podemos establecerlo en las capitulaciones matrimoniales o, en caso de no haberlo estipulado, se mantendrán tales cargas en función de los ingresos y rentas de cada uno.

 

El régimen de participación.

Es un sistema que se utiliza bastante poco. Podríamos decir que es un híbrido de los dos anteriores ¿Por qué? Funciona como separación de bienes durante la duración de éste y de relativa comunidad en su extinción. Se cierra con una liquidación y partición de una masa común conformada por la diferencia surgida entre el patrimonio de cada cónyuge al inicio del régimen y el que se apropia cada uno de ellos al finalizar el mismo, es decir, cada cónyuge comparte con el otro los incrementos o disminuciones de su patrimonio.

¿Qué régimen es mejor?

Si queremos distinguir entre los bienes de uno y otro cónyuge, lo mejor será establecer separación de bienes pues cada uno sabe cuál es su patrimonio y a quién corresponde la administración del mismo. Ahora, para las cargas del matrimonio, recomendamos configurar en las capitulaciones, junto con la separación de bienes, una comunidad de bienes -esto es, cada cónyuge colabora aportando su capital y/o bienes- para no generar problemas en la convivencia habitual.

Capitulaciones matrimoniales en los Derechos Forales.

En España se aplica, como hemos mencionado anteriormente, por lo general, el Código Civil en la mayoría de los territorios. Se le conoce como Derecho Común. Sin embargo, en una serie de regiones, por motivos históricos, no se aplican las reglas del Derecho Común, sino que aparece una legislación más específica. Se le llama Derecho Foral ¿Cuáles son? Aragón, Baleares, Cataluña, Galicia, País Vasco, Navarra y Valencia.

Estas 7 Comunidades Autónomas presentan novedades, cada una con sus particularidades, respecto al régimen económico matrimonial. Así como hemos apuntado anteriormente, en el Derecho Común, a falta de Capitulaciones, rige la Sociedad de Gananciales; mientras que en Baleares y Cataluña rige como sistema supletorio la Separación de Bienes[1].

En el caso de las cinco CCAA restantes, regirá como derecho supletorio la sociedad de gananciales (Tres CCAA la denominan de otra forma: Aragón lo llama “consorcio conyugal”; Navarra “sociedad legal de conquistas” y País Vasco “comunicación foral”[2]).

Bibliografía

Moreno Flórez, R.M., Apuntes de Economía del matrimonio y derecho de sucesiones., 2ªed. Dykinson. Madrid. 2016.

 

[1] Arts. 3, 65 y 67.1 TR Compilación del Derecho Civil de las Islas Baleares. Artículo 231-10 Codi Civil de Catalunya.

[2] Art. 193.2 y desarrollo en el Título IV del Libro II Código del Derecho Foral de Aragón. Arts. 75 y 82 Derecho Civil Foral de Navarra. Art. 127.1 Ley de Derecho Civil Vasco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s