La Antártida, continente de paz

Introducción:

La Antártida es, aparte de un continente, una figura muy importante en nuestro derecho global. Es cierto que, a lo largo de nuestra historia, han surgido imperios, se han producido guerras debido a la importancia de ciertos territorios cuyas tierras son ricas en cuanto a la producción de  frutos, cuyos recursos son demandados a gran escala por la sociedad, o la situación geográfica de aquél territorio es notoriamente favorable, dependiendo en cuanto a sus condiciones climáticas, terrestres, geográficas…

Todavía aún hay conflictos territoriales entre las fronteras de países colindantes así como, se encuentran en tensión, países como Pakistán e India, en la cual la disputa está en la reclamación de una región –Cachemira- que, oficialmente, pertenece a la India; o Bolivia y Chile: Bolivia es un país que no tiene salida al mar, por lo que intenta buscar, a través de las fronteras de Chile y Perú, una salida soberana al Océano Pacífico.

Por último, a lo largo del siglo XIX, se produjo la época de la colonización, donde Reino Unido, en tiempos de la Reina Victoria, iba a la cabeza del resto de países europeos que buscaban y poseían territorios en ultra mar así como Holanda, Francia, Portugal, España, Alemania o Italia.

Todo esto en cuanto se refiere a la disputa de los territorios para fines favorables a cada territorio.

Sin embargo, como se menciona antes, la Antártida es una realidad en la que se podría decir que es el éxito del derecho internacional, es la cumbre del diálogo, es el resultado conseguido a partir de la aceptación de todos los países a cooperar con el fin de ser interés exclusivo para toda la humanidad, para invertir en el desarrollo de la investigación concordando así con los intereses de la ciencia y el progreso de toda la humanidad.[1]

La Antártida ha sido, y aún sigue siendo, un continente inhóspito; también es una zona muy susceptible de los rayos solares puesto que está demostrada la presencia de agujeros en la capa de ozono sobre el continente Antártico[2].

Y ya para concluir, resulta muy interesante saber que, además, el descubrimiento de este nuevo continente fue también un acontecimiento histórico bastante interesante ya que relata la historia de dos exploradores que competían para conquistar el centro de este continente rodeado de llanuras congeladas y glaciares.

La historia que narra los hechos se presentará en el siguiente capítulo poniendo como protagonistas al explorador sueco Roald Amundsen y al explorador británico Robert Falcon Scott.

La conquista de la Antártida:

La Antártida ha sido siempre una tierra misteriosa. Durante siglos se especuló que existiera la posibilidad de encontrar tierra más al sur de los continentes ya conocidos. Probablemente los pioneros en descubrir las orillas de la Antártida fueron cazadores de focas y balleneros debido a la búsqueda de nuevas presas[3].

A mediados del siglo XIX (hacia 1840) algunas expediciones de otros países de diferentes países tales como Francia, Gran Bretaña y EEUU recorrieron sus costas alrededor de este helado continente y descubrieron su inmenso tamaño. Como ya se ha dicho antes, en aquella época, se produjo el boom colonial en la que las potencias europeas se repartían entre ellas los territorios ultramarinos[4].

A principios del siglo XX, la Antártida empezó a convertirse en un territorio deseado puesto que ya se había explorado y colonizado hasta el último confín de la Tierra. El Polo Norte fue alcanzado en 1909 por el estadounidense Robert Peary. En ese mismo año, se intentó hacer un esfuerzo en llegar a las profundidades de la Antártida y, a falta de 156 km para alcanzar el esperado objetivo, el explorador Ernest Shackleton tuvo que retirarse[5].

Sin embargo, en 1911, se produjo un segundo intento, en el cual, se descubrirá el centro del continente helado. Por un lado, se encontraba la exploración noruega dirigida por Roald Amundsen; y por otro, la exploración británica dirigida por Robert Falcon Scott[6] [Figura 1].Scott (derecha) y Amundsen (Izquierda)


Figura 1: A la izquierda aparece Robert Falcon Scott. A la derecha, Roald Amundsen.

 

Cada equipo tenía una composición diferente y un modo estratégico completamente distinto: mientras que Amundsen basó su transporte con perros groenlandeses, lo cual conllevó a agilizar su marcha, a evitar que se congelaran por el sudor y así poder sacrificarlos de forma rápida para abastecer tanto a los humanos como a los perro, Scott, en cambio, utilizó caballos mongoles, cuyo peso es superior al de los peros, hacía que se hundieran en la nieve; y a través del sudor hacía que se congelaran con más rapidez, y por consiguiente fallecían, por lo que aminoraba la marcha. Además, Amundsen, utilizó un equipo bastante equilibrado en el sentido de que cada uno tenía una función específica: estaba compuesto por un adiestrador de perros, un campeón de esquí y un arponero. En cambio Scott, se llevó consigo a ocho hombres los cuales, tres de ellos regresaron quedando así cinco restantes, lo que hizo que se consumieran más víveres de los esperados inútilmente. Uno de los cinco hombres restantes, debido a la infección de una herida, salió voluntariamente de la tienda de campaña para morir congelado y no ser una carga para el resto[7][8].

Por otro lado, surgieron diferencias desde el punto de partida de cada exploración: por un lado, Amundsen eligió como punto de partida la costa junto a la bahía de las Ballenas; y Scott, se situó en el otro extremo, junto al estrecho de McMurdo situado a 100 km más de lejos del Polo Sur de partida[9]

Así, de este modo, según lo comentado anteriormente, el 14 de diciembre de 1911, Amundsen llegó al Polo Sur y dejó como prueba una tienda de campaña con una bandera de su país y un pequeño equipo, además de de dos cartas: una para el Rey Haakson y otra al capitán Scott.[10]

Scott llegó al centro del polo un mes después debido al paso alentador de los caballos y las cargas que ello suponía. No regresaron y quedaron congelados en el frío hielo a una temperatura de -40ºC.

Tratado antártico:

Contextualizando históricamente, durante los años cincuenta y los años sesenta, empezó a ocurrir, lo que se puede denominar como, el fenómeno de descolonización. Este acontecimiento empezó a ocurrir en el sudeste asiático encabezado por los representantes revolucionarios como Gandhi y Ho Chi Minh en la India y en Vietnam respectivamente[11].

Es por este motivo en que a finales de los años cincuenta una serie de países acordaron la no colonización y la no intervención militar en el continente Antártico y así consolidar que ese territorio se constituiría para el avance científico y conseguir, de ese modo, la cooperación internacional en la investigación.

En el año 1959, se suscribió el Tratado Antártico, el día 1 de Diciembre y fue puesto en vigor el 23 de Junio de 1961.

El único interés que se tenía, pues, era el uso de este territorio para fines pacíficos y así continuar con la armonía internacional que promueven los principios enunciados en la Carta de las naciones unidad.

Como se puede observar, el Tratado Antártico, es la revolución del derecho Global ya que es importante entender la dificultad que conlleva el poner de acuerdo a 13 países para la no intervención en el nuevo continente descubierto.

En este punto del ensayo, se observarán a continuación las características de por qué hacen de este Tratado el mayor acto de paz en el Derecho Global.

La primera característica a tener en cuenta, es la prohibición de toda medida de carácter militar incluyendo así las fortificaciones de bases y la realización de maniobras militares y pruebas armamentísticas[12], ya que eran siete países (Argentina, Australia, Chile, Francia, Noruega, Nueva Zelanda y el Reino Unido) los que reclamaban la Antártida.

La segunda característica en la que se da mucha importancia a este tratado, es la referente a la libertad de investigación científica y a su cooperación internacional para alcanzar ese fin[13] así como el intercambio de información y el personal científico entre los países presentes.

La tercera característica es, quizá, la más destacada si uno se pone en situación pero no por ello ha de ser importante puesto que las dos potencias más poderosas del mundo, Estados Unidos y la URSS, durante la mitad superior del siglo XX,  pusieron a prueba la capacidad de su arsenal nuclear a lo largo de muchos territorios. Sin embargo, la Antártida ha sido y aun es un espacio libre de pruebas nucleares, como se dijo anteriormente con la prohibición de las medidas militares[14].

Es interesante también observar además que para evitar riesgos de ataques, o de posesión armamentística, en el presente tratado menciona a una serie de personas <<Observadores>> las cuales, su función es la de garantizar la seguridad por medio de la investigación a toda estación y equipos que se encuentren. Los observadores pueden llevar a cabo las inspecciones en cualquier momento[15].

Por supuesto, es vital que la información haya de ser obligatoria, según el tratado, a la hora de informar si se pone rumbo hacia la Antártida; y su despliegue de bases allí.

Hay que destacar también que este tratado pretende la solución pacífica por medios como el arbitraje, negociación, mediación, investigación, etc. sobre cualquier conflicto disputado entre dos o más países antes que llegar a conflictos bélicos.[16]

También hay que tener en cuenta la protección del medio ambiente, en la que según lo expuesto en el presente Tratado, todos los gobiernos podrán recomendar, intercambiar información o consultarse mutuamente con fines para la protección y conservación de los recursos vivos en la Antártida[17], lo que incluye peces, moluscos, crustáceos y aves marinas que se encuentran al sur de la Convergencia Antártica[18].

Queda escrito que todos los estados se comprometen a hacer los esfuerzos necesarios con el fin de que nadie lleve a cabo en la Antártida ninguna actividad contraria a los propósitos de este tratado.[19]

Ya por último de acuerdo con este tratado, solo falta añadir que requiere de la unanimidad para la modificación o su enmendación. También requiere que el Gobierno depositario del presente tratado sea notificado por la totalidad de las partes. También requiere un consentimiento unánime la adhesión de nuevos países, siempre que sean miembros de Naciones Unidas, a este tratado[20].

Las partes signatarias de este tratado son los Gobiernos de Argentina, Bélgica, Chile, Francia, Japón, Nueva Zelanda, Noruega, Unión África del Sur, Rusia, Reino Unido Y los Estados Unidos, dejando a este último como depositario.

Antártida y Medio Ambiente:

Ya hemos observado que, en virtud de lo que se ha dicho anteriormente, el Tratado Antártico, ha sido un acto mediador, un acto pacifista en el que a través del diálogo se ha podido alcanzar un acuerdo, por parte de todos los países miembros, para llevar a cabo entre todos proyectos con fines científicos a través del intercambio de información y la ayuda mutua de todos los países para alcanzar ese objetivo común, que, a través de la ciencia se pueda lograr la paz.

La protección del medio ambiente ha sido, y es, un tema central de la cooperación entre las Partes del Tratado Antártico. El 4 de octubre de 1991 se firma en Madrid el Protocolo al Tratado Antártico sobre Protección del Medio Ambiente (O convención de Madrid). Nace para reforzar el Sistema del Tratado Antártico y por la necesidad de incrementar la protección del medio ambiente antártico y de los ecosistemas dependientes y asociados; y designa a la Antártida como reserva natural, consagrada a la paz y a la ciencia.

Recoge un conjunto de principios básicos y reglas obligatorias detalladas aplicables a todas las actividades humanas en la Antártida:

Establece que la protección del medio ambiente antártico y los ecosistemas dependientes y asociados, así como el valor intrínseco de la Antártida, incluyendo los valores de la vida silvestre y estéticos y su valor como área para la realización de investigaciones científicas, en especial las esenciales para la comprensión del medio ambiente global, deberán ser consideraciones fundamentales para la planificación y realización de todas las actividades que se desarrollen en el área del Tratado Antártico[21].

Declara una cooperación de los estados para promover programas comunes de valor científico, técnico, educativo, relativos a la protección del medio ambiente antártico y de los ecosistemas dependientes y asociados[22].

Declara que cualquier actividad relacionada con los recursos minerales, salvo la investigación científica, estará prohibida[23].

Requiere de evaluación ambiental de todas las actividades, incluido el turismo[24] reforzando así la seguridad del medio natural y animal ya que se les advertía que podrían ser suspendidas o canceladas sus actividades si se evaluaba su falta de cumplimiento a lo dispuesto en la Convención.

Proclama la creación de reuniones consultivas con el mejor asesoramiento posible para constituir la política general para la protección global del medio ambiente y los ecosistemas dependientes y asociados[25]; la creación de un Comité de protección Ambiental para la Antártida[26] y su constitución de funciones[27]; las inspecciones, según lo visto en el punto anterior, debido a que la posibilidad de inspeccionar todo tipo de instalaciones y estaciones asociadas a la eventual actividad minera, constituye un medio eficaz.

Y concluyendo, también señala que la prohibición de la minería del artículo VII no puede ser derogada a menos que un futuro tratado establezca un marco normativo para dicha actividad[28] ya que deben extremarse los cuidados y fijarse responsabilidades muy precisas en la explotación minera que, de por sí, constituye una actividad que conlleva mayores riesgos de contaminación.

El rol de las organizaciones no-gubernamentales:

A la XI Reunión Consultiva del Tratado Antártico asistieron además de las Partes Contratantes del Tratado Antártico, observadores representantes de organizaciones internacionales gubernamentales y no gubernamentales así como La Coalición de la Antártida y el Océano Austral, el Comité de Investigación Antártica (SCAR),la Comisión para la Conservación de los Recursos Marinos Vivos Antárticos, la Comisión de las Comunidades Europeas, la Comisión Oceanográfica Intergubernamental, la Organización Meteorológica Mundial y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales. Además Greenpeace estuvo representada en las delegaciones oficiales de Nueva Zelanda, Australia y Dinamarca.

Estas organizaciones pretenden avanzar mucho más en la consideración global de la problemática ambiental antártica; y también plantean la necesidad de crear un “sistema independiente de observadores” para cubrir lagunas en las observaciones de la Convención para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos y avanzar en la formulación de una normativa más estricta con relación a los “hielos”[29].

Agujeros en la capa de ozono en la Antártida:

La Antártida en el centro de la imagenFigura 2: La Antártida en el centro del agujero de la capa de ozono. Se aprecia con claridad la situación de desgaste en el centro en comparación con los bordes.

 

Hace unos años los niveles de ozono sobre la Antártida han descendido a niveles más bajos de lo normal. La palabra agujero induce a confusión, porque lo que se produce en realidad es un adelgazamiento en la capa de ozono, sin que llegue a producirse una falta total del mismo.

Estaba comprobado que cada primavera antártica se producía una gran destrucción de ozono, de un 50% o más, del que existe en la zona, formándose un agujero [Figura 1].

El agujero de ozono de la Antártida fue observado por primera vez durante los años 1880 y 1884, momento en el que se comprobó que desde 1976 no paró de crecer.

Durante el paso de los años, el agujero ha ido creciendo y menguando respectivamente llegando a afectar en pocas ocasiones a Australia, América o Nueva Zelanda[30].

Una de las grandes causas que generaban la creación y el aumento de la capa de ozono en la Antártida es la producida por ciertos aerosoles que poseían un compuesto químico llamado clorufluorocarburos. Este compuesto fue prohibido a partir del año 1987. El Protocolo de Montreal se encargó de denegar a las fábricas el uso de este compuesto químico para la producción de estos aerosoles. Las fábricas, en menos  tiempo del esperado, retiraron los clorufluorocarburos del mercado[31]; y, el 17 de junio de 2013, se confirma que el agujero de la capa de ozono se está cerrando. Científicos alemanes del observatorio meteorológico Neumeyer III aseguran que el agujero ha disminuido debido a las políticas de retirar rápidamente del mercado el uso de químicos como el clorufluorocarburo, como antes se ha dicho[32].

Posibles conflictos territoriales en la Antártida:

A pesar de tener en cuenta de que la Antártida es un escenario de paz mediante el uso de la investigación científica y la cooperación interestatal. A pesar de haber comprendido que, mediante el diálogo y la puesta en común, se pueden hacer proyectos como bien dice el Tratado Antártico <<de interés para toda la humanidad>>, la Antártida podría ser un escenario muy disputado y con muchas posibles trifulcas entre países puesto que aparte de ofrecer una gran extensión de tierra también se rumorea que tiene una gran reserva de petróleo, debajo del hielo seco, lo suficientemente grande como para llenar 200.000 millones de barriles.

Como antes se ha comentado, la Antártida ha sido reclamada por siete países*, de los cuales ninguno puede hacer nada, ya que el mismo tratado dice que no se puede ocupar el territorio sobre la Antártida.

Algunos países, desde luego, ocupan parte del territorio para conseguir fines científicos junto con la cooperación de los otros países signatarios del mismo tratado.

Sin embargo, las sospechas de investigación militar y de invasión con fines militares son cada vez más mayores. Las facilidades que presenta el continente de investigación y de seguimiento por satélite son muchas, gracias a que es un espacio libre de interferencias. El territorio es un lugar perfecto para redes de vigilancia en cubierta y control remoto de sistemas de armas ofensivas[33].

Por el momento, no se realizarán peticiones hasta 2048, fecha de renovación del protocolo de la Antártida. Hasta entonces ningún país desarrollará actividades de espionaje ni de propio beneficio de los recursos naturales.

No obstante, muchos gobiernos rechazan el status quo de la Antártida. Irán ha declarado su intención de construir en el continente, Pakistán aprobó la expansión Antártica; Chile y Argentina mantienen una presencia militar permanente en el territorio y algunos países comienzan a enviar presencia militar para un “doble uso” entre la exploración científica junto con la utilidad que requieren los militares[34].

*Países que reclaman derechos sobre la Antártida[35] [Figura 3]:

Por un lado está Reino Unido, que reclama la península Antártica, de 1,7 millones de km2, este territorio incluye zonas territoriales reclamadas por argentina y chile.

Por otro lado está Noruega, que reclama el territorio de la Reina Maud, la Tierra de Coats, varios territorios internos del continente y la isla Pedro. 2,5 millones de km2.

Además, Australia reclama el mayor territorio antártico que ocupa unos 5,9 millones de km2.

También Francia reclama la Tierra Adelia, de unos 432 mil km2 como una parte de sus tierras Australes y Antárticas francesas.

Nueva Zelanda se suma también y reclama territorios con una extensión de 450 mil km2 alrededor del mar de Ross.

Otro estado más, Chile, reclama un territorio de 1,25 millones de km2 ubicado al sur del continente cerca del paso Drake.

Y por último, Argentina reclama 966 mil km2 entrando en conflicto con el Territorio antártico británico.

Figura 3: El “reparto” sectorial de los países que reclaman territorio en la Antártida

 


[1] Tratado Antártico. Página 1.

[2] ORTEGA CARCELÉN, M Derecho global (Tecnos, Madrid 2014 página 92).

[3] http://jadonceld.blogspot.com.es/2011/11/la-conquista-de-la-antartida-el-ultimo.html.

[4] http://jadonceld.blogspot.com.es/2011/11/la-conquista-de-la-antartida-el-ultimo.html.

[5] http://jadonceld.blogspot.com.es/2011/11/la-conquista-de-la-antartida-el-ultimo.html.

[6] http://jadonceld.blogspot.com.es/2011/11/la-conquista-de-la-antartida-el-ultimo.html.

[7] http://recuerdosdepandora.com/historia/amundsen-contra-scott-la-carrera-por-conquistar-el-polo-sur/.

[8] Huxley, 1993, p. 572-573.

[9]  http://recuerdosdepandora.com/historia/amundsen-contra-scott-la-carrera-por-conquistar-el-polo-sur/

[10] jadonceld.blogspot.com.es/2011/11/la-conquista-de-la-antartida-el-ultimo.html

[11] https://historiaencomentarios.wordpress.com/2008/10/27/el-fenomeno-de-la-descolonizacion/.

[12] Artículo I del Tratado Antártico.

[13] Artículo II del Tratado Antártico.

[14] Artículo V del Tratado Antártico.

[15] Artículo VII del Tratado Antártico.

[16] Artículo XI del Tratado Antártico.

[17] Artículo IX del Tratado Antártico.

[18] https://www.ccamlr.org/es/organisation/convenci%C3%B3n-de-la-crvma Conservación de los recursos marinos.

[19] Artículo X del Tratado Antártico.

[20] Artículo XIII del Tratado Antártico.

[21] Artículo III del Protocolo al Tratado Antártico sobre Protección del Medio Ambiente.

[22] Artículo VI COOPERACIÓN Protocolo al Tratado Antártico sobre Protección del Medio Ambiente.

[23] Artículo VII del Protocolo al Tratado Antártico sobre Protección del Medio Ambiente.

[24] Artículo VIII del Protocolo al Tratado Antártico sobre Protección del Medio Ambiente.

[25] Artículo X del Protocolo al Tratado Antártico sobre Protección del Medio Ambiente.

[26] Artículo XI del Protocolo al Tratado Antártico sobre Protección del Medio Ambiente.

[27] Artículo XII del Protocolo al Tratado Antártico sobre Protección del Medio Ambiente.

[28] Artículo XXV (5) Protocolo al Tratado Antártico sobre Protección del Medio Ambiente.

[29] GREENPEACE, Report of the XVI Antarctic Consultative Meeting, Bonn, Germany, 7-18 october 1991, cit. en AJIL, op.cit., pág. 397.

[30] http://www4.tecnun.es/asignaturas/Ecologia/Hipertexto/10CAtm1/363AgujOzAntar.htm#Historiay extensión.

[31] ORTEGA CARCELÉN, M Derecho global (Tecnos, Madrid 2014 página 92).

[32] https://www.veoverde.com/2013/06/confirman-que-agujero-de-la-capa-de-ozono-se-esta-cerrando/

[33] Informa BBC Mundo.

[34] http://www.teinteresa.es/mundo/paises-reclaman-territorio-Antartida_0_1166283713.html

[35] http://mundo.sputniknews.com/infografia/20100128/124876607.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s